Vida sexual y depresión

-El trastorno depresivo:

El Trastorno Depresivo tradicionalmente se ha relacionado principalmente con el sexo femenino, entre otras cosas porque existe una mayor proporción de mujeres que padecen depresión que de hombres. Pero esto no significa que no exista, en los varones, lo que pasa es que puede manifestarse de otra forma
La realidad es que los hombres también pueden sufrir de depresión, aunque sus síntomas pueden ser diferentes a las mujeres, que son más propensas. Por eso es importante que entendamos cómo identificar los síntomas de la depresión masculina. Los síntomas depresivos como la tristeza, la apatía, el llanto, son bien conocidos, pero en los hombres se expresan a menudo como ira, resentimiento, hostilidad, conductas de abuso, irritabilidad inexplicable, desesperanza y baja autoestima.
El estrés, los niveles de glucosa en sangre y los cambios hormonales, sobre todo en los estrógenos, son algunas de las causas por las que serotonina se ve alterada. Los niveles bajos de serotonina, se asocian a desequilibrios mentales como depresión, estados de agresividad, migrañas, estrés e insomnio, ya que la serotonina y la depresión están íntimamente relacionadas, es un neurotransmisor y el tripotófano, que es un aminoácido es su precursor.
Se puede decir que la serotonina es la hormona del placer y del humor. Para que se produzca la eyaculación o un orgasmo durante el acto sexual, el hipotálamo libera una hormona llamada oxitocina, que es la hormona de la empatía (es deficitaria en los autistas).

Después de eyacular o después del clímax, aumenta considerablemente la cantidad de serotonina en el cerebro es lo que se llama periodo refractario y se produce un estado de placer y tranquilidad por la liberación de endorfinas.
Un estudio publicado en septiembre de 2007 en la revista Biological Psychiatry mostró que podría haber una gran diferencia en cómo los hombres y las mujeres reaccionan a la reducción de serotonina y puede ser una razón de por qué las mujeres sufren mucha más depresión que los hombres.
También hay alguna evidencia de que las hormonas femeninas pueden interactuar con los inhibidores de la serotonina y causar algunos síntomas depresivos durante el tiempo premenstrual, durante el período post-parto o alrededor del momento de la menopausia.

-La Depresión en el Varón:

Los hombres tienen tendencia esconder sus verdaderas emociones en numerosas ocasiones,en parte debido a su formación socio-cultural, principalmente debido a que la sociedad les transmite que cualquier expresión de un sentimiento puede provocar una reacción social que no siempre es de aceptación, esta realidad hace que un hombre va a sufrir sin manifestarlo, ni buscar ayuda y verbalizar su problema.Debemos desterrar cualquier mito sobre la masculinidad y poner de relieve la importancia de ser sensibles, independientemente de su sexo, a alguien que pueda estar deprimido.
Dado que la mayoría de los hombres tienen muy instauradas costumbres como esta, puede ser difícil determinar con precisión hasta qué punto, el beber más alcohol se ha convertido en una forma de automedicarse.La depresión a menudo afecta a los hombres que esconden sus sentimientos pudiendo llevarles a una mayor necesidad de alcohol u otras conductas adictivas para hacer frente a sus emociones o malestar.
Los hombres que sufren de depresión a menudo están más irritables de lo normal y se enfadan por cosas que antes no les generaba este sentimiento.Utilizan un lenguaje pesimista, si un hombre utiliza mucho el lenguaje fatalista y además es algo que no solía hacer, esto puede ser una pista o indicio de que la depresión y la desesperanza se han presentado. Pierden el interés por las cosas que antes disfrutaba y lo suelen achacar al cansancio. De esta manera cubren las emociones y distraen la atención de su estado de ánimo deprimido.
El caso extremo es el de aquellos que sufren alexitimia no saben cómo expresar habitualmente lo que sienten. No carecen de afectos, sino que sufren de lo que se llama una torpeza emocional, una incapacidad en el área afectiva que les impide demostrar sus sentimientos, este problema es mas bastante más frecuente en hombres que en mujeres.
La depresión puede ser tratada y la mayoría de los hombres aprenden a enfrentarse positivamente con los síntomas, pero otro tipo de comportamientos tienen efectos mucho más dañinos y peligrosos, como buscar emociones fuertes, como vía de escape y aumentar la adrenalina. Sentirse triste, irritable, cansado, sin interés por las cosas puede ser normal en ciertos momentos de la vida. Si esta situación se alarga en el tiempo y llega a ser incontrolable y domina la situación vital, de una persona, seguramente estamos ante una depresión clínica.

-La relación de pareja:

La depresión afecta a la relación de pareja en dos frentes: el de la relación personal y el de la relación sexual. La persona depresiva se encierra en sí mismo y tiene tendencia a eludir el contacto con otros. La frustración se vierte en la pareja sobre la que descarga su malhumor e irritación. La falta de deseo se hace mutua, se evita el contacto aunque no sea con intención sexual y esto agrava aún más la relación de pareja.
La anhedonia es un síntoma principal de la depresión. Consiste en la incapacidad de disfrutar de las cosas y sentir placer. Esto ocurre en todos los ámbitos vitales como puede ser el ocio o la familia. Cuando llega al ámbito sexual, la disminución o ausencia de libido se hace patente.
Algunos buscan más relaciones sexuales esporádicas intentando solucionar este problema. Sin embargo en un estudio publicado en el Journal of Sex Research se encontraron más estados depresivos en hombres tras relaciones esporádicas. No así cuando las relaciones se consolidan. Hay que tener en cuenta que este estudio se realizó en personas con diagnóstico de depresión previo, lo cual no quiere decir que las relaciones esporádicas provoquen depresión.
Si a este estado anímico, añadimos las medicaciones habituales para tratar la depresión, como antidepresivos tricíclicos o inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, los efectos nocivos sobre la esfera sexual se deben tener en cuenta, ya que se puede producir una disfunción eréctil, anorgasmia o disminución de libido.
Se debe consultar, sobre los problemas sexuales con los que se encuentra con el objeto de conseguir que los medicamentos que toma, sean los apropiados o deban ser ajustados. Está comprobado, que tratar, incluso con medicación los problemas sexuales que aparecen con la depresión o su tratamiento, mejora la recuperación de estos pacientes y su relación de pareja.

-Tipos de Depresión:

Los trastornos depresivos son un conjunto de cuadros clínicos en los que predomina el síntoma subjetivo de estado de ánimo deprimido (puede no ser manifiesto) y una reducción del interés. Se presentan en el transcurso de los trastornos del estado de ánimo uni- o bipolares (afectivos), trastornos somáticos, trastornos de adaptación causados por conflictos o situaciones difíciles, intoxicaciones, efectos adversos a medicamentos, otros trastornos psiquiátricos tales como los trastornos esquizoafectivos, la depresión pospsicótica, trastornos mixtos de depresión y ansiedad, neurastenia o síndromes de abstinencia.
El diagnóstico preliminar de los trastornos depresivos se puede realizar formulando dos preguntas:
1) ¿Ha experimentado Ud. frecuentemente durante el último mes: tristeza, decaimiento del estado de ánimo o sentimientos de desesperanza?
2) ¿Ha experimentado Ud. frecuentemente durante el último mes una pérdida de interés para realizar diferentes actividades o se ha visto incapacitado de disfrutarlas?
Una respuesta positiva a una de estas preguntas tiene una sensibilidad de un 97 % y una especificidad de un 67 % para identificar un episodio depresivo.
En el diagnóstico diferencial es necesario averiguar si se trata de:
1) un episodio depresivo en el curso de una depresión recurrente o de un trastorno afectivo bipolar
2) la forma depresiva de un trastorno adaptativo
3) distimia o ciclotimia
4) trastornos orgánicos afectivos en el transcurso de una enfermedad somática.
-depresión mayor según el DSM-5:
Ánimo depresivo casi diario (durante la mayor parte del día), desde hace ≥2 semanas y desde un momento preciso y reconocible, junto con la presencia de al menos 5 de los siguientes síntomas, incluido ≥1 de los 2 primeros:
1) estado de ánimo depresivo
2) disminución significativa del interés en casi todas las actividades y/o de las sensaciones placenteras relacionadas con ellas (anhedonia)
3) apetito aumentado o disminuido, o pérdida importante (no relacionada con la dieta) o incremento en el peso corporal (p. ej.: ≥5 % en un mes)
4) insomnio o hipersomnia
5) agitación o inhibición psicomotora
6) sensación de fatiga o pérdida de energía
7) sentimiento de minusvalía o sentimiento de culpa infundado
8) disminución en la destreza cognitiva, dificultades en la atención o en la toma de decisiones
9) pensamientos recurrentes de muerte (no solo temores a la muerte)
10) pensamientos autolíticos recurrentes sin un plan determinado, intentos de suicidio o un plan suicida.
El episodio depresivo mayor es una forma frecuente de los trastornos depresivos. Se presenta en el transcurso de una depresión unipolar recurrente o de los trastornos bipolares, en los cuales también se presentan episodios de manía o de hipomanía (en la que el estado de ánimo elevado no provoca trastornos severos en la percepción de la realidad y en la toma de decisiones de consecuencias graves). El diagnóstico preciso y correcto del episodio depresivo tiene una importancia esencial para el tratamiento a largo plazo. Por ello, además de establecer la forma del episodio depresivo, es necesario considerar la frecuente comorbilidad con trastornos de ansiedad, los cuales frecuentemente coexisten .
– forma depresiva de los trastornos de adaptación, según el DSM-5 (manual de referencia de la APA, sociedad americana de psiquiatría)
1. Dominan: estado de ánimo depresivo, llanto fácil, sentimiento de desesperanza.
2. Síntomas:
1) se presentan como una respuesta al estrés hasta 3 meses después de su origen
2) exceden considerablemente la reacción esperada al estrés
3) deterioran significativamente el funcionamiento social y laboral
4) se mantienen ≤6 meses después de cesar la acción del estrés.
Los trastornos de adaptación se distinguen del episodio depresivo por la estrecha asociación del estado de ánimo actual con el problema causal. Si el paciente logra evitar el recuerdo reiterado y doloroso (rumiaciones) sobre las causas originarias del trastorno, puede ser capaz de desenvolverse nuevamente con normalidad.
-trastorno depresivo persistente (distimia) según el DSM-5
1. Estado de ánimo deprimido que se mantiene durante casi todo el día y durante la mayoría de los días, en un período de ≥2 años.
2. Se registran ≥2 de los siguientes síntomas: disminución o aumento del apetito; insomnio o hipersomnia; sentimiento de fatiga o falta de energía; baja autoestima; dificultades para tomar decisiones, para concentrarse y para la atención; sentimientos de desesperanza.
3. En un período de dos años, los síntomas no remiten durante más >2 meses seguidos.
El diagnóstico requiere excluir una causa orgánica, así como que se trate de síntomas de una depresión mayor (síntomas crónicos, remisión parcial).
-ciclotimia según el DSM-5
Síntomas como en el trastorno depresivo persistente (distimia), interrumpidos algunos días por períodos con síntomas hipomaníacos o euforia
– trastorno depresivo causado por enfermedades somáticas
1. En el cuadro clínico se mantiene el estado de ánimo depresivo o existe una importante reducción del interés o de la capacidad para sentir placer en casi todas las actividades, de forma clara y persistente.
2. Existe evidencia de que estos síntomas tienen una relación directa con determinado(s) estado(s) somático(s).
-depresión en el curso de otros trastornos psiquiátricos
– Depresión postpsicótica después de un episodio de esquizofrenia.
– Forma depresiva de los trastornos esquizoafectivos con: aparición simultánea de síntomas del episodio de esquizofrenia y del depresivo.
Según la OMS, en la actualidad, la depresión es la principal causa de discapacidad en todo el mundo.En Europa, representa más del 7% de la mortalidad prematura.Ocupan el primer lugar entre todos los padecimientos mentales
En España, el riesgo de que la población general desarrolle, al menos, un episodio de depresión grave a lo largo de la vida es casi el doble en mujeres (16,5%) que en hombres (8,9%), mientras que el porcentaje de personas que padece anualmente la enfermedad es del 4%.
Diferentes trabajos publicados cifran en un 50% los trastornos depresivos que no reciben tratamiento o no es el adecuado (psicofármacos o psicoterapia o combinación). En estudios españoles como el estudio SCREEN los trastornos depresivos se encontrarían en cerca del 20% de los pacientes atendidos en Atención Primaria.
Hasta el 43% de los pacientes abandona el tratamiento y otro porcentaje importante no lo cumple como se le ha sido prescrito.Los datos señalan que cada episodio depresivo incrementa la probabilidad de una recaída posterior. Aproximadamente, un 60% de los pacientes que ha sufrido un episodio depresivo presenta al menos una recurrencia a lo largo de su vida.

Comparte:
EnglishFrenchSpanish
Info. ContactoCuestionarioLlamar