Síndrome baja testosterona

Publicación sobre el SÍNDROME BAJA TESTOSTERONA por el Doctor Ángel Cunill, Director de Clínica Andrológica.
síndrome baja testosterona

Resumen:

En primer lugar se aconseja medir testosterona total en sangre en varones con síntomas y signos sugerentes de déficit androgénico. Y si se demuestra una disminución de esta hormona, medir también la testosterona libre, para confirmar el diagnóstico. También se recomienda ofrecer terapia con testosterona solamente a aquellos varones con síntomas específicos de un déficit androgénico. Que tengan niveles persistentemente bajos de esa hormona y que no tengan una contraindicación al uso de andrógenos. El tratamiento con testosterona debe ser bien monitorizado por el médico. Y se aconseja mantener siempre que se asocie a beneficios clínicos demostrables y no se presenten efectos adversos.

Introducción síndrome baja testosterona:

Debido a que la instauración de la sinto­matología es lenta y progresiva y presenta una gran variabilidad según cada caso. Se ha detectado, además, una estrecha relación entre niveles séricos bajos de testosterona y obesidad, hipertensión arterial, disli­pemia, diabetes tipo 2 y el síndrome metabólico, fatigabilidad y distimia (humor deprimido) en un porcentaje importante. Lo mas frecuente es que se acuda al médico por falta de deseo sexual o disminución de éste (libido) o bien disfunción eréctil.

Además ante la inespecífico del cuadro clínico. El diagnóstico del síndrome baja testosterona requiere la confirmación analítica de los niveles séricos disminuidos de testoste­rona.

La testosterona plasmática se divide en 3 fracciones:

  • Primera fracción unida a la globulina fijadora de hormonas sexuales (SHBG, de las siglas en inglés sexual binding hormona globuline) = 60%.
  • Segunda fracción unida a la albúmina (otra proteína menos compleja) = 38% y la libre 2%.
  • Tercera fracción realmente activa es la libre, que supone el 2% de la testostero­na total.

Debido a la lábil unión entre la testosterona y la albúmina (a diferencia de la firme unión con la SHBG) existe un fácil intercambio de ésta con la libre, que es la testosterona biodisponible.

Generalmente aunque la testosterona total suele estar disminuida lo más llamativo es el descenso de la testosterona libre. Que se debe a un aumento concomitante de la SBHG.

Cuadro Clínico síndrome baja testosterona:

A continuación se detallan los síntomas y signos que pueden observarse ante una disminución de la testosterona.

SÍNTOMAS SEXUALES

En primer lugar disminución del apetito sexual, disminución de la magnitud  del semen, variación del tipo y ritmo de las erecciones, disminución de las erecciones espontáneas y deficiencia de la calidad del orgasmo.

SÍNTOMAS PSICOLÓGICOS

En primer lugar tristeza, pérdida de autoestima, imagen negativa de si mismo, baja tolerancia al estrés, angustia y ansiedad y trastornos del sueño.

SÍNTOMAS SISTEMA NERVIOSO CENTRAL

En primer lugar cansancio fácil y pérdida de energía vital, enlentecimiento mental, falta de memoria, concentración alterada, dificultad en la orientación espacial.

SÍNTOMAS SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO

En primer lugar sofocaciones, sudoraciones, aceleración del ritmo cardíaco, dolor de  cabeza y sensación de frío en extremidades.

SÍNTOMAS SISTEMA LOCOMOTOR

En primer lugar dolores musculares y articulares, pérdida de masa muscular, menor energía y fuerza muscular, degeneraciones articulares y disminución de la densidad mineral ósea (osteoporosis).

SÍNTOMAS DE CARÁCTER GENERAL

En primer lugar envejecimiento precoz, aumento de la grasa abdominal, enfermedad cardiovascular, resistencia a la insulina y diabetes, ginecomastia (aumento de mamas), pérdida de vello y alopecia, piel seca y atrófica, voz atiplada.

Fisiopatología síndrome baja testosterona:

Enumero a continuación, algunas de las causas de que se produzca una disminución de la testosterona libre o están relacionadas con ella:

En primer lugar uso de anabolizantes, obesidad androide, hiperprolactinemia, disfunción tiroidea, hipofunción hipofisiaria, trastornos alimentarios (vigorexia, anorexia), ciertos medicamentos (antidepresivos, antihipertensivos), acromegalia, ginecomastia, xenoestrógenos, fitoestrógenos, alcohol etílIntroducciónico, síndrome metabólico, edad fisiológica, enfermedades crónicas, intolerancia a la glucosa y infección retroviral.

Debido a que las causas son muy diversas. Se calcula que un 25% de los hombres sobre 30 años, la padecen y lo desconocen.

Tratamiento síndrome baja testosterona:

En cuanto al tratamiento aparte de corregir la causa cuando es posible, siempre requerirán tratamiento hormonal sustitutivo, conocido por sus siglas en inglés como hormonal replacement treatment (HRT), o en este caso testosterone replacement therapy (TRT), durante un tiempo mínimo de 3 meses, que se puede prolongar según la respuesta individual. Está contraindicado si la PSA es superior a 3ng/ml, en presencia de insuficiencia cardíaca, apnea del sueño no tratada y hematocrito superior a 50.

También se puede complementar con antioxidantes (El término antioxidante hace referencia a la actividad que numerosas vitaminas, minerales y otras sustancias fitoquímicas tienen sobre sustancias consideradas como nocivas, llamadas radicales libres). Los radicales libres pueden reaccionar químicamente con otros componentes de las células (oxidándolos) alterando su estabilidad y funcionalidad). Por ello son útiles complementos como la vitamina E y también A, C, y D que estabilizan a los radicales libres y estimulan el sistema inmunológico y los ácidos Omega 3, el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA) . Y no nos podemos olvidar de los oligoelementos que son bioelementos presentes en pequeñas cantidades en los seres vivos. Con propiedades antioxidantes, lo son el manganeso y el selenio, especialmente.

Por todo lo anterior es conveniente suplementar el tratamiento de TRT. Con preparados de complejos vitamínicos y minerales, especialmente a partir de los 50 años.

Conclusiones síndrome baja testosterona:

Como se puede colegir de lo anterior la manera de presentarse de este trastorno, es bastante variopinto o caleidoscopio. Y por el mismo motivo en la mayoría de los casos, el déficit pasa desapercibido y se no se diagnostica. Este fenómeno no es un caso raro, puesto que ocurre con diversas enfermedades, como la hipertensión y la diabetes.

En consecuencia ante la presencia de dos o tres síntomas de los anteriormente expuestos se recomienda consultar al médico. Para que se le solicite un análisis de sangre que incluya la testosterona libre. Ya que no solo influye sobre la calidad de vida y bienestar general. Sino que es importante a diversos niveles, ya sean cardiovasculares, metabólicos, musculares u óseo. De no tratarse tendrá un efecto negativo, sobre estos. Pudiendo facilitar o inducir la aparición de enfermedades crónicas, como Diabetes Mellitus tipo 2, Osteoporosis, etc.

 
Comparte:
EnglishFrenchSpanish
Info. ContactoCuestionarioLlamar