La testosterona como hormona metabólica

La testosterona es una hormona que desempeña un papel clave en el metabolismo de carbohidratos, grasas y proteínas.Se sabe desde hace tiempo que la testosterona tiene una gran influencia en la grasa corporal composición y masa muscular en el varón. La deficiencia de testosterona está asociada con un aumento de la masa grasa (en particular, adiposidad central), sensibilidad reducida a la insulina, deterioro de la tolerancia a la glucosa, triglicéridos elevados y colesterol y colesterol HDL bajo.
Todos estos factores se encuentran en el síndrome metabólico (SM) y diabetes tipo 2, contribuyendo al riesgo cardiovascular Los ensayos clínicos demuestran que la terapia de reemplazo de testosterona mejora la resistencia a la insulina encontrada en estas condiciones, así como el control glucémico y también reduce la masa de grasa corporal, en particular adiposidad troncal, colesterol y triglicéridos.
Los mecanismos mediante el cual la testosterona actúa en las vías para controlar el metabolismo no están del todo claras. Ahi esta, sin embargo, un creciente cuerpo de evidencia de estudios animales, celulares y clínicos que demuestran que la testosterona a nivel molecular controla la expresión de importantes proteínas reguladoras involucradas en la glucólisis, síntesis de glucógeno y metabolismo de lípidos y colesterol.
Los efectos de la testosterona difieren en los principales tejidos implicados en la acción de la insulina, que incluyen hígado, músculo y grasa, lo que indica una influencia reguladora compleja sobre el metabolismo. Los efectos acumulativos de la testosterona en estas vías bioquímicas explicaría el beneficio general en la sensibilidad a la insulina observada en ensayos clínicos.

Acciones metabolicas:

Veremos las acciones metabólicas de la testosterona y cómo la deficiencia de testosterona contribuye a la clínica de la obesidad, Sindrome Metabólico y diabetes tipo 2 y el papel del reemplazo de testosterona.Ha habido un aumento alarmante, de epidémicas proporciones, tanto en la obesidad como en la diabetes en general que es una población con un mayor riesgo cardiovascular asociado con diabetes mellitus tipo 2 (DM2) y / o síndrome metabólico(SM).El Síndrome Metabólico se define como la presencia de al menos tres de los siguientes componentes: obesidad central,hiperglucemia (incluida DM tipo 2), hipertensión, hipertrigliceridemiay bajo HDL-colesterol (HDL-C). Este síndrome es una condición reconocida por la Organización Mundial de la Salud,y está asociado con un mayor riesgo de infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y muerte cardiovascular. Sensibilidad reducida a la insulina(conocido como resistencia a la insulina) es el defecto bioquímico central asociado con SM y DM tipo 2. la obesidad central,esteatosis hepática y grasa intracelular en células musculares también ya que la falta de ejercicio y los factores genéticos precipitan el desarrollo de resistencia a la insulina, y esta a su vez promueve el desarrollo de la intolerancia a la glucosa,hipertrigliceridemia, bajo HDL-C, hipertensión, e hiperuricemia, disfunción endotelial y un medio proinflamatorio, que se combinan para promover la aterogénesis.
Los hombres desarrollan enfermedad de la a arteria coronaria y eventos coronarios prematuros antes que las mujeres, aumentando el riesgo de mortalidad cardiovascular en más del doble. ha surgido evidencia en los últimos años que sugieren que algunos de los mecanismos celulares íntimos al proceso aterosclerótico son modulados beneficiosamente por la testosterona.

Testosterona disponible:

De hecho, está bien establecido que el total y testosterona disponible biológicamente en los hombres disminuye con edad y la disminución asociada a la edad puede estar relacionada con la mayor prevalencia de enfermedad cardiovascular (ECV) y comorbilidades De hecho, la deficiencia de testosterona, en estudios de población parece estar asociado con un aumento en la mortalidad por todas las causas, y esto se ha demostrado ser explicado principalmente por La Enfermedad Cardiovascular. Por otra parte, la evidencia sugiere que la deficiencia de testosterona es un factor de riesgo cardiovascular independiente y muchas de las revisiones recientes se han centrado en el vínculo entre hipogonadismo SM, DM tipo 2 y ECV. Tambíen los niveles de testosterona bajan en una enfermedad crónica.
La terapia de privación de andrógenos (TDA),como en el tratamiento para el cáncer de próstata es una situación única en la quese pueden observar los efectos directos de la disminución de la testosterona.Mientras que la TDA reduce el crecimiento y la supervivencia del tumor, también aumenta el riesgo de enfermedad coronaria, diabetes y muerte cardiovascular (Levine et al. 2010, Jones 2011). Esto apoya un papel clave de la testosterona en la ateroprotección.
La terapia de reemplazo de testosterona(TRT) en hombres con deficiencia de andrógenos ahora es escasa siendo reconocida por su potencial terapéutico en la gestión de l SM y DM tipo 2, así como el beneficio en calidad de vida y salud sexual.

Deficiencia de testosterona y riesgo metabólico:

La deficiencia de testosterona tiene una alta prevalencia en hombres con Dm tipo 2, la baja testosterona está asociada con la insuficiencia e insensibilidad a la insulina, aumento del porcentaje de grasa corporal, visceral obesidad, dislipidemia, hipertensión y ECV. Los estudios epidemiológicos han consistentemente
Se ha comprobado que hasta el 40% de los hombres con DM tienen deficiencia de testosterona ,la causalidad de esta relación entre baja la testosterona y la enfermedad metabólica no está clara cuando la deficiencia de andrógenos es inducida por la obesidad contribuyendo a un efecto bidireccional en la patología de la enfermedad. En efecto, el aumento de la grasa corporal es una característica clínica bien conocida de hipogonadismo, y los hombres con SM al inicio del estudio tienen un mayor riesgo de desarrollar hipogonadismo basado en un seguimiento de 11 años (Laaksonen et al., 2005).
El hallazgo de que la obesidad afecta los niveles de testosterona mientras que la bajada de la testosterona promueve un aumento dei depósito de grasa fue inicialmente propuesto como la hipótesis del ciclo hipogonadal-obesidad por Cohen (1999). La testosterona se convierte en estradiol (E2) por la actividad enzimática de la aromatasa en tejido adiposo Por lo tanto, con mayor expresión de adipocitos de aromatasa viene una reducción posterior en la circulación, por lo tando la caída de testosterona promueve el aumento número de adipocitos y depósito de grasa, que gradualmente conduce a un mayor efecto de disminución en los niveles de testosterona, creando así un círculo vicioso. En consecuencia el exceso de actividad de aromatasa a partir del aumento del número de adipocitos en hombres obesos resulta en la supresión de secreción de testosterona mediada por gonadotropina lo que conlleva a un hipogonadismo progresivo.

Revisión D M KELLY y T H JONES
http://joe.endocrinology-journals.org, 2013

 

Tags:

osteoporosis, hipogonadismo, sindrome metabólico, diabetes, andrologia, niveles de testosterona, testosterona, terapia de reemplazo , obesidad.

 
Comparte:
EnglishFrenchSpanish
Info. ContactoCuestionarioLlamar