Identidad y Diferenciación Sexual

-Antecedentes:

La transexualidad entra en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM, siglas en inglés) de la Asociación Psiquiátrica Nor­teamericana (APA) en la tercera edición de 1980, debido en buena medida a la presión ejercida por la hoy denominada The World Professional Association for Transgender Health . Esta asociación, con sede en Estados Unidos, fue creada en 1979 por un grupo de profesionales que trabajaban con personas transexuales.
Con la inclusión de la transe­xualidad en el DSM, se quería abrir nuevas posibilidades legales y sociales para estas personas en Estados Unidos. La tipificación de la transexualidad como un trastorno mental ha servido de fundamento para que el coste de la terapia de modificación corporal basada en el tratamiento hormonal y las cirugías ( esto último no siempre es deseado) de reasignación sexual, sea asumido total o parcialmente por algunos sistemas salud.
Desde el principio surgen las cri­ticas por la presencia de la transexualidad en el Manual de referencia de los profesionales de Salud Mental. Asociaciones de estas personas, defensores de los derechos civiles y profe­sionales y académicos de diversa índole sostienen que un diagnóstico psiquiátrico proporciona el terre­no abonado para la discriminación y el estigma social.
Se sostiene, que el DSM ope­ra como una herramienta de control social y legitimi­zación del sistema de sexo/género, e impide la integración de la insatisfacción de género al presentarla como una anormalidad patológica.
Considerando todo ello, a principios de éste siglo se intensifica la presión internacional para que la transexualidad sea retirada del DSM, así como del capítulo “Tras­tornos mentales y del comportamiento” de la Clasifi­cación Internacional de las Enfermedades (CIE) que elabora la OMS. Esta polémica recuerda inevita­blemente a la que consiguió, que en 1973, se desclasificara la homosexualidad del DSM-IV.
El año 2006, la Organización Mundial de la Salud definió a la “salud sexual” como un estado de bienestar físico, emocional, mental y social en relación a la propia sexualidad. De este modo, corresponde a un concepto más amplio que la ausencia de malestares, disfunciones o enfermedades, relacionándose con un nivel de bienestar general.
Cabe destacar que la Unión Europea, Ha solicitado a la OMS que, en la undé­cima versión de la CIE (prevista para 2018), se suprima los trastornos de identidad de género de la lista de trastornos mentales y del comportamiento, y que se ga­rantice una reclasificación de dichos trastornos como trastornos no patológicos.
En España, la Ley reguladora de la rectificación registral en la mención relativa al sexo de las personas (2007) excluye la obligatoriedad de someterse a las cirugías de reasignación sexual para acceder al cambio de sexo administrativo, pero obliga a la persona a presentar un diagnóstico psiquiátrico y a seguir una terapia hormonal durante un periodo mínimo de dos años.
El grupo de trabajo de Identidad y Diferenciación Sexual de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), quedó oficialmente constituido como tal en el 52 Congreso de la SEEN celebrado en Salamanca en mayo de 2010.
Este grupo que cuenta con un equipo multidisciplinar, formado por especialidades que contribuyen a profundizar en estas situaciones clínicas desde muy diversos puntos de vista. En la actualidad participan en él psicólogos, psiquiatras, endocrinólogos pediátricos y de adultos y médicos que trabajan en laboratorios de investigación genética y biomolecular y sería conveniente incorporar a sociólogos, ya que la impronta socio-cultural es muy importante.

-objetivo:

El objeto es el estudio y tratamiento de los Trastornos de la Diferenciación sexual, es decir que tiene un sexo dificil de definir por motivos congénitos (TDS) y de la Transexualidad, esta última clasificada como Trastorno de la Identidad de Género (TIG) (CIE F64.0) y en el DSM-IV, como Trastorno de Identidad Sexual( 302 xx), y en el DSM-V ya no se considera un trastorno y se clasifica como disforia de género(239), desde su edición en 2013.
El estudio y tratamiento de los Trastornos de la Diferenciación sexual (TDS) y de la Disforia de Género, requieren en numerosas ocasiones un abordaje basado en el trabajo de equipos multidisciplinares con experiencia y formación específica, dada la complejidad diagnóstica, terapéutica y adaptativa que cada caso necesita.
Las personas con TDS previamente se llamaban pacientes con Intersexualidad y su evaluación y actualización clínica era realizada sobre todo en el seno de las sociedades científicas pediátricas. Al ser casos poco prevalentes en la práctica diaria de la endocrinología de adultos, la SEEN había abordado de forma menos frecuente estas situaciones.
Tanto los pacientes con TDS como las personas con Disforia de Género requieren estrategias terapéuticas comunes (desde el punto de vista de la asignación sexual, elección del tratamiento hormonal (y quirúrgico, no siempre deseado) y al ser de complejidad similar se planteó la creación de un grupo para la actualización conjunta de ambas situaciones clínicas.

-fundamentos:

Para pacientes con TDS (Intersexuales) los objetivos principales del grupo son actualizar la epidemiología y los diagnósticos diferenciales. Evidenciar la necesidad de atención multidisciplinar, la evaluación y evolución psicosocial, protocolizar la transición de pediatría a adultos, centralizar y/o conocer las posibilidades de realizar los estudios biomoleculares.
En el caso de las personas con Disforia de Género, también es de interés conocer los datos epidemiológicos y consensuar y protocolizar las guías clínicas de atención para la transición a la asignación sexual deseada.
Cisgénero, es un término que se utiliza para describir personas cuya identidad de género y género biológico coinciden o se corresponden, es decir, que no se identifican como transgénero.

-retos:

Se plantea para el grupo de TDS la posibilidad de un seguimiento protocolizado en pacientes de edad adulta y la incorporación de la casuística de pacientes con Disforia de Género también desde la infancia-adolescencia y su evaluación a lo largo de la vida e incluir la adaptación y aceptación psicosocial.
Otro reto es poner de manifiesto para las personas con Disforia de Género la necesidad de ofertar una atención clínica distribuida de forma equitativa geográficamente en España y que incluya la atención integral de los procedimientos de reasignación sexual.
Se ha elaborado una Guía Clínica para la Transexualidad que ha sido ya aceptada en el grupo de trabajo que el Ministerio de Sanidad que se ha constituido en 2010-2011 redactándose un protocolo de atención integral de la Disforia de Género . Se ha planteado también el estudio demográfico para casos en edad infantil, adolescentes y adultos.

 
Comparte:
EnglishFrenchSpanish
Info. ContactoCuestionarioLlamar