Grasa Abdominal y Disfunción Sexual

Grasa Abdominal y Disfunción Sexual

-Introducción

El sobrepeso y la obesidad se asocian con el síndrome metabólico y la resistencia a la insulina y ambos tienen efecto sobre la función sexual. Sin embargo, la presencia de la obesidad abdominal se correlaciona de forma mas importante con los factores de riesgo cardiovascular que un índice de masa corporal (IMC) elevado. Por consiguiente se recomienda la medición del perímetro de la cintura con el objetivo de identificar el componente del peso corporal correspondiente del síndrome metabólico y más del 50% de los obesos tienen una testosterona libre baja.
Algunos pacientes masculinos pueden desarrollar múltiples factores de riesgo metabólico cuando el perímetro de la cintura solo se halla aumentado en un grado insignificante por ejemplo: 94 – 102. Estos pacientes suelen mostrar una contribución genética importante a la resistencia a la insulina. Este tipo de pacientes debería beneficiarse de cambios en los hábitos dietéticos.
-Identificación del síndrome metabólico:
Presencia de 3 de los siguientes parámetros o factores de riesgo
Perímetro de la cintura Obesidad abdominal:
-hombres > 102 cm
-mujeres> 88 cm
Nivel de trigliceridos > 150 mg/dl
Nivel de colesterol HDL
-hombres < 40 mg/dl
-mujeres< 50 mg/dl Presión arterial >130 máxima o sistólica

> o = 85 mínima o diastólica
Glucemia en ayunas > o = 110 mg/dl

-Índice de resistencia a la insulina: HOMA
La resistencia insulínica es una disminución de la función biológica de la insulina caracterizada por requerir un alto nivel de insulina plasmática para mantener la homeostasis metabólica. Estaría involucrada en la cuasa de varias enfermedades como la diabetes mellitus tipo 2, la enfermedad coronaria y la hipertensión arterial. Este hecho justifica la necesidad de contar con un método simple para su determinación que permita identificar individuos de riesgo en la población general.
Matthews y cols, presentaron un modelo matemático, homeostasis model assessment (HOMA), que permite realizar estimaciones de resistencia insulínica y función de las células beta del pancreas, mediante las concentraciones de la glucosa y la insulina plasmáticas en ayunas. Este método explora las características homeostáticas de un sistema metabólico para inferir el grado de sensibilidad insulínica compatible con esas características. En los últimos años, este método ha sido utilizado en varios estudios clínicos y epidemiológicos, utilizando en todos ellos individuos sanos para establecer rangos de normalidad.
-Grasa abdominal y disfunción eréctil
La resistencia a la insulina, que resulta en gran medida de los trastornos metabólicos que causa la obesidad abdominal , es uno de los factores del síndrome metabólico, que afecta a uno de cada cuatro adultos. Estudios recientes en hombres han demostrado que la grasa abdominal aumenta con la edad y disminuye las concentraciones de testosterona.
La función eréctil depende del adecuado llenado sanguíneo de los cuerpos cavernosos del pene. Para que esto ocurra es necesaria la presencia del óxido nítrico local, cuya producción y liberación depende a su vez de una adecuada acción de la insulina.En las personas con resistencia a la insulina, la producción de óxido nítrico que tiene lugar en las paredes internas de las arterias (endotelio arterial) se ve reducida, y esa menor cantidad de óxido nítrico dificulta la erección.
Demasiada grasa abdominal (el tipo llamado tejido adiposo visceral que corresponde a un 10% del total normalmente y no grasa subcutánea que representa el 90% del total) parece interferir con la producción de testosterona y los niveles bajos de testosterona crean más grasa abdominal, desncadenando un bucle o círculo vicioso. Ademas la producción de estrógenos que es una hormona femenina aumenta.
Por otra parte en un estudio reciente publicado en 2016, se encontro que el 50% de los obesos con un índice de masa corporal (IMC) superior a 30, tenían la testosterona por debajo de los límites normales. El IMC se calcula dividiendo el peso por la altura en metros al cuadrado.
Por lo tanto en el caso del varón obeso estamos ante la tormenta perfecta para presentar una disfunción eréctil: un descenso de la testosterona libre y un aumento de estrógenos osea una disfunción hormonal sumada a una menor producción de óxido nítrico, ocasionada por una disfunción arterial, los dos elementos cruciales para un buen rendimiento sexual.

 
Comparte:
EnglishFrenchSpanish