Factores Psicológicos en la Disfunción Sexual

La mayoría de los hombres experimentarán problemas eréctiles al menos una vez en sus vidas. No es infrecuente, y pueden ser causados por numerosos de factores. El flujo sanguíneo deficiente es una razón frecuente, por lo que la condición es más común en los hombres mayores, que son más susceptibles a enfermedades tales como la tensión arterial alta y la diabetes o colesterol alto, lo que lleva con el tiempo a una circulación deficiente por estrechamiento de la pared de las arterias. La disfunción eréctil psicogénica, por otra parte, es la causada en gran medida por determinantes psicológicos o interpersonales, estos pueden ser de gran alcance, y ni siquiera aparente para algunos hasta que los problemas han surgido durante los encuentros sexuales.Estos casos a menudo sólo pueden ser temporales, y pasar sin necesidad de intervención. Sin embargo, los casos en que estos problemas persisten deben ser resueltos. Se debe comentar sin reservas de ellos con la pareja, y buscar el tratamiento médico, si es necesario, son pasos importantes para abordar el problema. Está es nuestra guía de las causas psicológicas de la disfunción eréctil, y lo que usted puede hacer para superarlos:

– Ansiedad de rendimiento

Esto se define principalmente como presión para alcanzar un buen rendimiento durante el sexo. No es raro en las nuevas relaciones, donde un hombre podría estar nervioso acerca de una relación sexual y con ansiedad por impresionar a su pareja. El problema a menudo no persiste en la medida que hay una mayor confianza mutua, y se establece una complicidad, se acostumbren más entre sí y se sienten cómodos en una relación que se va afianzando con el curso del tiempo. No obstante, la ansiedad de funcionamiento, es como un temor a tener un rendimiento satisfactorio y es considerada una de las causas psicológicas más comunes de la impotencia, un componente importante es que puede transformarse en persistente debido a su naturaleza, en personalidades demasiado perfeccionistas, con miedos recurrentes e infundados a tener un fracaso.Cuanto más ansioso es un hombre y obsesionadas con realizar, la mejor actuación posible, cuanto menos capaz es de hacerlo, y más ansioso se pone, y así sucesivamente, causando una espiral de deterioro. En tales casos, es importante hablar del problema lo más pronto posible. Cuanto más tiempo pase sin abordar el problema, más obstáculos va ha encontrar para tener una relación exitosa. A veces, basta una conversación con su pareja y puede ser todo lo que se necesita para aliviar las preocupaciones y distender los sentimientos de tensión.

Sin embargo si, no se resuelve totalmente el problema, puede ser aconsejable acudir a un especialista. Ellos serán capaces de proporcionar asesoramiento, o si es apropiado, sugerirán un tratamiento a corto plazo que puede ayudarle a pasar un período difícil y restaurar su confianza en si mismo.

– Estrés general

Las causas psicológicas de la disfunción eréctil no siempre están relacionadas con el propio sexo. A veces los problemas en el trabajo, los períodos de tensión financiera, o el estrés relacionado con casi cualquier área de su vida puede tener un efecto significativo en el rendimiento sexual también, ya que durante los momentos de estrés, la actividad en las partes más autónomas del sistema nervoso, incluso en las que controlan la excitación, comienzan a perturbarse. Por otra parte la distracción que se produce cuando el cerebro está lidiando con el estrés, hace que sea mucho más difícil permanecer centrado en las relaciones sexuales.
El comportamiento hormonal durante el estrés puede desempeñar un papel también. El cortisol y la adrenalina que el cuerpo produce como respuesta al estrés, puede causar problemas sexuales; y durante los períodos de estrés, los niveles de testosterona (una hormona que el cuerpo masculino necesita para producir erecciones) decae.
Abordar el problema si es laboral puede ayudar a aliviar el estrés. Aligerar su carga de trabajo si usted está sintiendo presión en sus tareas cotidianas; u obtener asesoramiento y ayuda sobre cualquier problema financiero que le está causando preocupación.

– Depresión

La pérdida de la autoestima, la fatiga general y la pérdida de apetito e insomnio, humor sombrío, son signos bien conocidos de depresión. Uno de los síntomas comunes de la depresión es la disfunción eréctil, aunque se habla poco de esto, como siempre. De hecho, los dos temas a veces pueden potenciarse entre sí y hacer que el otro empeore. Los tratamientos con medicamentos del tipo “viagra” pueden mejorar los casos de disfunción eréctil en hombres deprimidos y, en cierta medida, aliviar los síntomas depresivos, siempre y cuando tengan unos niveles de testosterona suficientes.
Para algunos, los antidepresivos recetados pueden ser recomendables. Pero, algunos de estos pueden exacerbar la impotencia, por lo tanto deben ser prescritos por un médico experto.

– Pérdida de interés

Un patrón que puede estar notando entre la mayoría de las causas psicológicas de la disfunción eréctil es la pérdida del deseo sexual, o la libido.
Los hombres son más propensos a estos problemas de erección, si no están tan interesados ​​en el sexo, y así mismo son más propensos a la pérdida de la libido si tienen problemas eréctiles. Los problemas de la relación y la convivencia pueden ser una causa de problemas de la libido.
Puede ser el caso de que el sexo no es tan satisfactorio debido a la familiaridad o preocupaciones sobre la relación, se debe ser creativo y dejar que fluyan libremente las fantasías, para no caer en la rutina. Si usted considera que no hay problemas subyacentes en su relación, y su pareja coincide en esto, es el momento para hablar con el médico. A veces la pérdida de la libido puede tener una causa médica, o ser un efecto secundario resultante del tratamiento de otra dolencia.
Tampoco olvidemos que la pérdida del deseo sexual a menudo puede ser una consecuencia de los otros factores de esta lista, como la depresión o el estrés. Tomar medidas para abordar estos problemas también puede ayudar a restablecer el deseo; Y a su vez reducir la probabilidad de disfunción
eréctil.

– Dependencia del tratamiento de la disfunción erectil

La medicación para la disfunción eréctil es una ruta que muchos hombres con disminución del flujo sanguíneo toman.
También puede proporcionar una opción de tratamiento viable a corto plazo para los hombres que experimentan impotencia relacionada con la ansiedad, ayudándoles a superar un período problemático y restaurar la confianza.
Tal vez la mejor manera de evitar esta perspectiva, entonces, es determinar el problema que causa la disfunción eréctil antes de tomar medidas para tratarlo.
Esos casos físicos causados ​​por el flujo de sangre pobre pueden necesitar un uso más regular o continuado de la medicación.
Sin embargo, en los casos en que la ansiedad por el rendimiento es la causa, el tratamiento adecuado podría considerase como la mejor solución a corto plazo, para proporcionar un impulso de confianza.
En cualquier caso, debe hablar con su médico si tiene problemas sexuales. Debido a que las causas potenciales son tan amplias, de este modo se podrá ayudarle a identificar el problema en el origen y prescribir el mejor tratamiento posible.

Conclusiones: La disfunción eréctil de origen psicógeno es más frecuente de lo que se cree en la actualidad y es posible que aumente en el futuro, sobre todo en hombres jóvenes, en relación con el actual estilo de vida. La causa más frecuente es la ansiedad de rendimiento ligada a diferentes circunstancias. Otras causas son dadas por una mala educación sexual, por experiencias sexuales traumáticas durante la infancia, por conflictos en la relación de pareja, por situaciones estresantes de cualquier naturaleza o por trastornos psiquiátricos como la depresión entre muchos otros.
La DE psicógena puede asociarse con otros trastornos de la esfera sexual, suele presentarse de forma brusca y es fácil de diagnosticar cuando existen erecciones normales de tipo involuntario
o no, en ciertas circunstancias.
El tratamiento generalmente indicado para la disfunción eréctil de tipo psicológico es la terapia
psicológica, aunque no es la única y dependerá de cada caso en particular En general, si la persona puede obtener erecciones normales en ciertas circunstancias (disfunción eréctil situacional) y en otras no, en la mayoría de los casos suele tratarse de un problema psicológico.

Ejemplos de esta circunstancia sería:
-Si la persona es capaz de obtener erecciones masturbándose pero no con su pareja
-Si se despierta con una erección
-O si la obtiene de cualquier otra manera (viendo imágenes eróticas por ejemplo)

La ansiedad no afecta solo a la mente sino al cuerpo también. El hombre es muy frágil en este
aspecto y tiene miedo a decepcionar a su pareja, lo cual lo vive como muy frustrante, pues conciente o inconcientemente, piensa que su virilidad está a prueba.
Puesto que la ansiedad causa nerviosismo y preocupación, nuestro organismo percibe esto como una amenaza aumentando la adrenalina y poniéndose en estado de alerta. Nuestro cuerpo también reacciona negativamente aumentando el ritmo cardíaco, sudoración y respiración acelerada.
Frente a toda esta situación, obtener una erección es casi imposible.
El tratamiento más indicado, idealmente se hace con la colaboración de su pareja y los resultados son excelentes. Dichas terapias tienen una duración de entre dos y tres meses, periodo durante el cual aprenderá a modificar sus pensamientos y como nuestro cuerpo reacciona frente a las relaciones sexuales.

 
Comparte:
EnglishFrenchSpanish
Info. ContactoCuestionarioLlamar