Hemospermia o Hematospermia

Hemospermia o Hematospermia

-Resumen:

La hematospermia o hemospermia es un síntoma muy inquietante entre los hombres, pero que puede ser manejado en muchos casos sin complicaciones posteriores.
Porque no es una demanda habitual en consulta, requiere de conocimiento epidemiológico y un juicio clínico adecuado para poder enfocar correctamente cada caso y tranquilizar a nuestros pacientes.

-Introducción:

Se define hematospermia o hemospermia como la presencia de sangre en el semen o esperma. Los casos más frecuentes son en varones de entre 30 y 40 años.
Es recurrente: cuando persiste durante más de un mes o está presente en más de 10 eyaculaciones.
Cuando el semen sale teñido de rojo vivo, quiere decir que el sangrado es reciente (dentro de las últimas 48 horas).
Cuando la causa que originó el sangrado es de hace varios días o semanas, el color es marrón herrumbroso o con grumos marrones dentro del semen.
Incluso puede ser no visible a simple vista , en ese caso hablamos de microhemospermia.
La la historia clínica es la parte más importante de nuestra intervención, porque respondiendo a 3 cuestiones como la edad, la duración del sangrado y la aparición de síntomas o factores de riesgo asociados, podremos orientar el caso.
Es en el diagnóstico donde más se ha avanzado en los últimos años, llegando a conocer la causa de la hematospermia en la mayoría de los casos.
Generalmente se trata de un varón de mediana edad que acude al servicio de urgencias de atención primaria porque en su última eyaculación hace unos minutos observa la presencia de sangre, junto al resto de semen .
El paciente acude muy preocupado por esta circunstancia, en la exploración general no se aprecia ningún dato, ni signo de interés; en la palpación testicular, puede haber engrosamiento epididimario doloroso o no..
Se le realiza una prueba de tira de orina, siendo todos los parámetros normales.
En las pruebas de laboratorio no aparece nada reseñable. En función de la evolución y de las pruebas recabadas se le diagnostica de hematospermia autolimitada sin filiar (cultivos negativos), de posible origen inflamatorio epididimario resuelto tras cobertura antibiótica.

-Discusión:

La presencia de sangre en el eyaculado, provoca angustia, temor y consultas urgentes, siendo en el 75% de las ocasiones de carácter autolimitado (menor de un mes) y aislado (no vuelve a repetirse).
No obstante puede haber síntomas de caracter general como:
Dolor de huesos o articulaciones
Fiebre
Secreción anormal del pene
Pérdida de peso
Señales de infecciones de transmisión sexual
Órganos sexuales inflamados
Escozor al orinar

Aun así, la incidencia exacta no es bien conocida, porque en muchas ocasiones las eyaculaciones pasan desapercibidas durante el coito.
A diferencia de antaño, hoy en día gracias a las nuevas técnicas de imagen, se llega a descubrir el origen del sangrado hasta en un 85% de las ocasiones.
Un caso típico es que en la ecografía prostática transrectal y escrotal solo cabe destacar una pequeña imagen quística de localización superficial en un testiculo y moderado hidrocele ipsolateral (compatible con la epididimitis). Aproximadamente a los 20 días del inicio, cesa la hematospermia.
La edad es un factor fundamental a la hora de valorar el origen y pronóstico de la hematospermia.
Para ello se establecen 2 grupos, los menores y los mayores de 40 años, observándose más incidencia en el primero. En varones por debajo de 40 años, se suele tratar de un signo indoloro, autolimitado y de carácter benigno.
El origen es fundamentalmente infeccioso-inflamatorio (prostatitis, vesiculitis, epididimitis) y las neoplasias son excepcionales.
Por encima de los 40 años, son las lesiones de carácter iatrogénico, también autolimitadas y benignas las más frecuentes, a consecuencia del desarrollo diagnóstico y terapéutico del cáncer de próstata.
Especialmente la biopsia prostática transrectal que puede llegar a producir hematospermia en el 45% de los sometidos a esta técnica.
El cáncer como causa principal llega a aparecer de media en este grupo en un 3,5% de las ocasiones, según las revisiones consultadas (14% en un estudio publicado como cifra más alta).
Sobre todo el de próstata, aunque no sea la hematospermia, la forma de presentación más habitual.
En esta franja de edad también es frecuente el hallazgo de lesiones prostáticas inespecíficas (hiperplasia, calcificación, quistes), y prostatitis como causa de sangrado en el líquido seminal.
En ocasiones se ha asociado a enfermedades sistémicas como hipertensión no controlada, coagulopatías, enfermedad hepática, amiloidosis y linfoma.

-Origen de la hematospermia:

-Causas de hematospermia en menores de 40 años
Inflamatoria- Infecciosa , lo más frecuente:
Enfermedades de Transmisión Sexual
Orquiepididimitis
Vesiculitis
Prostatitis
Uretritis
Tuberculosis
Hidatidosis
Traumáticas
Lesiones benignas de vesículas seminales o prostática
Numerosas eyaculaciones
Relaciones agresivas
Coitus interruptus
Abstinencia sexual
Quistes
Divertículos
Litiasis
Lesiones benignas uretrales
Pólipos adenomatosos
Varices uretrales o prostáticas
Condilomas
Estenosis uretral
Tumores de Vejiga
Tumores (vesículas seminales y testículos)
Leiomioma, Carcinoma
Varices
Hemangiomas
Sistémicas:
Hipertensión arterial severa
Amiloidosis
Coagulopatía
Hepatopatía
Linfoma

-Causas de hematospermia en mayores de 40 años
Biopsia prostática.
Resección transuretral.
Braquiterapia.
Instrumentaciones uretrales.
Inflamatorias-infecciosas
Prostatitis.
Uretritis, infecciones de trasmisión sexual.
Orquiepididimitis.
Vesiculitis.
Lesiones benignas
Hiperplasia benigna de próstata.
Vesículas seminales o prostáticas
Litiasis.
Divertículos.
Tumores
Próstata.
Vejiga.
Vesícula seminal.
Uretra.
Lesiones benignas uretrales
calcificaciones
Microtraumatismos
Granulomas y adenomas papilares.
Pólipos adenomatosos.
Varices uretra prostática.
Hemangiomas.
Estenosis.
Sistémicas:
Hipertensión arterial severa.
Amiloidosis.
Coagulopatía.
Medicación anticoagulante
Hepatopatía.
Linfoma.

-Discusión:

En una primera valoración del paciente, habría que descartar causas de seudohematospermia: hematuria, sangrado procedente de la pareja o melanospermia (coloración oscura-negruzca del semen, a consecuencia de metástasis prostáticas de un melanoma).
Una vez confirmada la hematospermia, además de la edad, se valora la duración, la aparición de síntomas y factores de riesgo asociados. Los episodios autolimitados o únicos tienen relación más frecuentemente con causas benignas que los persistentes (> 1 mes).
Síntomas como dolor eyaculatorio, disuria y fiebre, suelen traducir causas de origen inflamatoria-infecciosa u obstructiva.
Otros, como incontinencia, nicturia o retención, orientan más a etiología estructural.
Y si alguno comparte factores de riesgo, como la pérdida de peso, hematuria, sudoración nocturna, adenopatías o dolor óseo, nos haría sospechar una neoplasia.
Es fundamental incluir en la entrevista aspectos como la conducta sexual o la instrumentación local reciente.
La exploración física debería iniciarse con la toma de la presión arterial y la temperatura. En el abdomen valoraremos la presencia de hepatomegalia, masas, adenopatías inguinales o lesiones petequiales.
En zona genital, debería explorarse el pene, escroto, epidídimo y testículo, buscando tumoraciones, alteraciones estructurales, dolor o signos traumáticos.
Y en caso de sospecha de problema prostático, una ecografía, para evaluación prostática (tamaño, tumoraciones y dolor).
Principales pruebas de laboratorio, en caso de hematospermia:
Análisis y cultivo de orina
Infección tracto urogenital
Citología orina
Neoplasia de vías urinarias
Cultivo exudado uretral
Infección de transmisión sexual
Análisis y cultivo de semen
Descartar seudohematuria e infección vías espermáticas
Análisis de sangre y serologías
Origen sistémico e infeccioso
Pruebas de imagen:
Ecografía transrectal, escrotal:
Nos sirve para valorar estructuras como la próstata, vesícula seminal, cordón espermático y testículos.
Identifica hasta un 92% de las enfermedades relacionadas con la hematospermia, como litiasis, quistes, varices, cambios inflamatorios, etc., permite su uso como guía, tanto para intervenciones diagnósticas (biopsia), como terapéuticas.
Resonancia magnética (RMN):
Se utiliza para casos en los que la ecografía no ha sido capaz de identificar el origen de la hematospermia. Puede tener hasta un 100% de sensibilidad.
Tomografía computarizada (TAC):
Indicada para valorar estructuras pélvicas y/o abdominales, en las que se sospeche origen estructural o neoplásico.

Otras:
Uretrocistoscopia, en sospecha de lesiones uretrales o vesicales.
Hematospermia recurrente o persistente.
PSA elevado (> 4 ng/ml).
Hematuria o piuria concomitante.
Factores de Riesgo: pérdida de peso, hematuria, sudoración nocturna, adenopatías ó dolor óseo.
Síntomas Estructurales: dolor, incontinencia, nicturia, ó retención.

-Conclusiones

La mayoría de los casos son autolimitados y de buen pronóstico, por lo tanto, nuestra intervención inicial sería tranquilizar e informar sobre todo a los pacientes jóvenes, sin factores de riesgo y ante un único episodio de hematospermia.
En los casos de sospecha de infección localizada, se puede comenzar un tratamiento antibiótico empírico previa recogida de cultivos, que se revaluara cuando lleguen los resultados
Antiinflamatorios no esteroideos (AINE) en caso de dolor, y sospecha de origen inflamatorio.
La hematospermia debida a técnicas instrumentales, salvo problemas de coagulación, suele ser autolimitada a unas pocas semanas.
En general, en las personas jóvenes suelen predominar las causas inflamatorias y traumáticas. En edades más avanzadas, conviene descartar los tumores.

 
Comparte:
EnglishFrenchSpanish