Disfunción sexual y los medicamentos

Disfunción sexual y los medicamentos

-Resumen:

Es más frecuente de lo que se cree, y suele no tenerse en cuenta hasta que aparecen los síntomas, consecuentemente, a la hora de percatarse de que algo pasa con su rendimiento sexual o libido, hay que tenerlo en cuenta.

Debe plantearse en primer lugar si ese cambio, tiene  una posible relación con algún fármaco que haya empezado a tomar, rutinariamente por otra dolencia.

No hay que alarmarse, porque todos son sustituibles por otros que no tengan ese efecto colateral indeseable, y acudir al especialista para modificar, el tratamiento pautado.

-Introducción:

Cuando se ha experimentado un cambio en la vida sexual, después de empezar a tomar una medicación y actualmente, no es como era antes, ello se puede deber a algún efecto secundario.

Lo debe consultar con su médico, aunque le resulte algo incómodo o vergonzoso plantear el problema. (Si en la TV son capaces de tocar estos temas en el salón de su casa. Usted podrá abordarlos en la consulta de un médico).

Por lo menos, sirve para descartar si la causa de la disfunción sexual tiene que ver con los medicamentos. Antes de pasar por diagnósticos que puedan dar lugar a la prescripción de más medicamentos. O bien cambiar esa medicación por otra que no tenga ese efecto secundario no deseado.

-Desarrollo:

En los estudios que se han llevado a cabo demuestran que medicamentos prescritos causaron un 25% de disfunción sexual. Y esta cifra podría no reflejar la verdadera dimensión del problema.

Muchos medicamentos y el llamado abuso de substancias pueden afectar ya sea el deseo e incluso la excitación o el desempeño sexual en el hombre.

Hay que tener en cuenta que aquello que produce impotencia en algunos hombres, puede ser totalmente inocuo para otro hombre.

Por lo tanto son respuestas individuales y de esta manera es como hay que enfocar el problema, sin derrotismos.

Nunca retire un medicamento por su cuenta, sin antes consultar con su médico, si piensa que este está afectando a su rendimiento sexual.

Jamás deje de tomar un medicamento sin consultarlo previamente con un profesional, el cual le podrá ofrecer otro como alternativa.

Puesto que en la mayoría de los casos existe otra opción, y suprimir el tratamiento bruscamente puede poner en peligro su salud.

-Fármacos implicados:

Los fármacos que se utilizan en muchas enfermedades, pueden afectar las hormonas, sean esta masculinas o femeninas, (sistema endocrino).

O bien tienen efecto sobre neurotransmisores, (sistema nervioso) y pueden alterar la circulación vascular incrementando el riesgo de disfunción eréctil.

La lista de posibles fármacos implicados es larga, y a modo de ejemplo, a continuación, reseñamos los grupos de medicamentos y otros que tienen importancia en este aspecto:

-Diuréticos y  algunos antihipertensivos (beta o alfa bloqueantes).

Psicotropos: como son los del  tipo antidepresivos, ansiolíticos, antiepilépticos, antipsicóticos y relajantes musculares

-Antihistamínicos y algunos antinflamatorios.

-Algunos para tratar la Enfermedad de Parkinson

-Ciertos hipolipemiantes ( para tratar clesterol alto o triglicéridos altos)

Ciertos antiarrítmicos y grupo de los inhibidores del receptor H2 de histamina.

Algunos medicamentos para adenoma o cancer de próstata y quimioterapéuticos.

Alcohol, anfetaminas, barbituratos, cocaina, marihuana, metadona, opiáceos.

-Conclusión:

Si toma actualmente algún medicamento o droga del tipo de los señalados y ha sufrido cambios en su experiencia sexual, puede hacer el test de nuestra clínica, sobre disfunción sexual y testosterona (AMSS).

Le daremos una respuesta lo antes posible sin ningún tipo de compromiso, o si desea se lo comenta al médico personalmente, o bien a su médico de confianza, si así lo prefiere.

 
Comparte:
EnglishFrenchSpanish